Contacto

Vendo
Maquinaria de oficina
Maquinaria de carpintería
Maquinaria de joyería
Laboratorio de óptica
Laboratorio de electrónica
Libros

Compro
Entreplanta
Maquinaria textil
Maquinaria de joyería

Maquinaria de carpintería
Laboratorio de óptica
Laboratorio de electrónica
Embalaje
Vehículos

Trabajo y Negocio
Taller compartido
Aprendices, ayudantes, estudiantes y becarios
Ebanista - Joyero - Restaurador - Luthier
Inversores particulares o institucionales

Tasación

Contacto

 

 

COMPRO

Soldadora para sierras de cinta

Soldadora de sierras de cinta

Las sierras de cinta son habituales en los talleres de madera y metales. De vez en cuando se rompen y es necesario repararlas.

Las soldadora de sierra de cinta, fleje de acero o fleje de acero al carbón sirven para soldar sin aporte de material los extremos de una cinta fina de metal, enfrentándolos por sus extremos. Por esto último se las suele denominar soldadoras 'a tope'.

Normalmente tienen un selector para la potencia necesaria, en función del ancho y espesor de la hoja y un sistema mecánico que permite aplicar la corriente y la presión sólo durante el tiempo necesario para que se funda el metal y se produzca la soldadura.

Este tipo de soldadoras es común en las serrerías y carpinterías grandes donde se usan sierras grandes, anchas y caras, por lo que la mayoría de las que se fabrican suelen estar diseñadas para reparar este tipo de sierras. Las diseñadas para sierras pequeñas son más propias de talleres de matricería porque en ellos se necesita hacer cortes precisos internos y la práctica común es introducir la hoja rota en un taladro realizado en la pieza y luego soldar la sierra para realizar el corte.

Suelen incluir una cizalla para el corte del fleje y que el enfrentamiento de sus cantos sea perfecto, además de una muela para rebajar el cordón de soldadura formado.

Por supuesto, tras la soldadura ésta queda muy rígida y quebradiza, por lo que es necesario realizar el recocido de la misma. La máquina aplica la corriente calculada para producir el calentamiento de recocido necesario.

Suele tratarse de una máquina pesada porque, básicamente, lo que lleva dentro es un transformador, como las soldadoras tradicionales de electrodo, aunque en ambos casos últimamente van haciéndose más comunes las de tecnología 'inverter'. También hay soldadoras de hojas de sierra por inducción. De hecho, soldar hojas de sierra es similar a cualquier otra soldadura metálica, aunque en el caso de hacerlo con electrodo, como éste aporta material, tiene la ventaja de que la hoja no va quedando cada vez más corta, pero el gran inconveniente de que hay que saber aplicar un cordón de material perfecto en una chapa fina, luego eliminar bien todo el sobrante, que es mucho, y recocer la unión.

La principal diferencia de unas máquinas es su rango de potencias y, en consecuencia, el tamaño de las hojas que puede soldar.

Busco

Yo uso sierras pequeñas y busco una soldadora apropiada para ellas. Me gustaría que permita soldar hojas a partir de unos 5 o 10 mm de ancho. El límite superior me basta que sea de unos 40 mm. Si el rango no es tan amplio, prefiero que me sirva para las sierras pequeñas, puesto que cuanto mayores son, más fácil es unirlas por otros procedimientos.

Valoro el que tenga una buena cizalla y muela y que el ajuste de tiempos y potencias tanto de soldadura como de recocido sea preciso.

Las mordazas deben estar en perfecto estado.

La máquina debe tener un interruptor de seguridad para poder ser legalizada.

Más abajo indico otros detalles que necesito conocer para valorar la idoneidad de las ofertas.

Precio

Ten en cuenta que yo comparo los precios incluyendo el transporte a su destino (ver más abajo) y, en caso de que sea necesario, puesta a punto, instalación, etc.

Te agradezco que antes de proponer un precio tengas en cuenta lo siguiente:

  • No me dedico a la compraventa de maquinaria, antigüedades, vehículos, ni chatarra. No me llames o escribas para ofrecer algo que en nada se parezca a lo que necesito y que está descrito en estas páginas.

  • Quiero máquinas que, aunque sean antiguas, funcionen y pueda usarlas en mi actividad cotidiana. En caso de requerir alguna reparación, ésta debe ser mínima y sencilla o poder realizarse en un servicio técnico adecuado.

  • No me vale cualquier cosa. Las máquinas deben poder ser legalizadas. Si no tienen la marca CE, hay que pasarlas por un proceso de homologación que es bastante costoso y que sirve para adaptar la máquina a los actuales requisitos de seguridad.

  • Los precios de las máquinas nuevas han bajado significativamente. Hace unos años, antes de la irrupción generalizada de los productos orientales, algunas podían costar hasta cinco o diez veces su precio actual. Ten en cuenta que cualquier comprador actual se fijará en los precios de hoy y no los de la época en que tú la adquiriste.

  • Debido al cierre continuo de talleres y fábricas en España, la demanda de maquinaria es prácticamente nula. No esperes que una máquina a la que no puede sacársele todo el rendimiento, pueda venderse hoy a un precio similar al de otra época en que se podía amortizar en poco tiempo.

  • El desmontaje, transporte y nuevo montaje puede ser caro y sus costes decisivos a la hora de tomar una decisión.

  • Por ley, las máquinas nuevas, además de cumplir toda la normativa de seguridad, incluyen una garantía y un servicio técnico que garantiza su funcionalidad y disponibilidad de repuestos durante los diez años siguientes. Eso también se paga y en los bienes de segunda mano debe descontarse.

  • Ahora y antes, la maquinaria se devalúa rápidamente. Una máquina con diez años de uso continuo prácticamente tiene únicamente el valor de su precio como chatarra. Sólo valdrá más si aunque tenga esa edad, puede comprobarse que ha sufrido un uso menos intensivo y ha tenido un buen mantenimiento.

  • Si quieres hacerte una idea, puedes usar los criterios y fórmulas usadas por tasadores para determinar el valor de un bien de segunda mano. Sólo requiere conocer su edad, su valor residual y el precio actual de una máquina similar tanto en funcionalidad como en calidad.

Destino

Hojas de sierra de cinta

A mitad de camino entre Madrid y Toledo.

Más información

No contesto a mensajes del tipo "Llámame (o te llamo) y hablamos".

Lo mínimo que te pido es que leas los detalles que he publicado en esta página y que, si tienes algo parecido que ofrecer, además de presentarte, me contestes aportando los datos que solicito, que son los que me pueden permitir tomar una decisión.

Responder indicando:

  • Medidas mínima y máxima de las hojas que puede soldar.
  • Precio que pides y si está incluido el transporte e instalación.
  • Fotos en las que se aprecie el estado y las principales características.
  • Marca y modelo.
  • Copia de la hoja de características técnicas.
  • Medidas y peso de la máquina lista para el transporte.
  • Ubicación para poder estimar el coste del transporte.
  • Disponibilidad tanto para ir a verla como para traerla.

Cualquier otra información técnica o sobre el estado también será bienvenida y apreciada.

Por correo electrónico o por teléfono

 

     
   
Última modificación el 06 julio 2016